lunes, 30 de junio de 2014

Cuando la luna acaricia el horizonte...

uando la luna acaricia el horizonte de tu niebla
y la brisa se pierde en la penumbra de las dunas,
me sobran las palabras para atravesar sus mares
y el  aciago día se viste de agitadas espumas.

Porque luché contra el mar toda la noche,
para llegar a tu rostro desierto y despoblado
y en la arena leer que nada espere, que nada espere
que el agua llega, embate  y borra lo soñado.

l azul del mar se vistió de verde terroso y violento
y las olas se elevaron desquiciadas;
una mano te atrapa y la otra te sumerge,
y yo me quedo en la orilla ...con la luna, de mi lado.

Ana Galindo


2 comentarios:

chalyvera@gmail.com dijo...

Mu bonito, y un algo en el letargo de los recuerdos afloro.

Besos

Marisa Alonso Santamaría dijo...

¡Precioso Ana! Felicidades.
Un abrazo