domingo, 31 de mayo de 2015

Hacia la casa azul


1 comentario:

Sonia Martínez dijo...

Hay que destruir algo para volver a habitar los lugares que se aman. Saludos, bello poema.